Música Celta


El pueblo Celta, una de las más grandes y guerreras poblaciones de Europa, provino según algunos escritos, de Asia, y otros de la zona de Grecia. Fuese de la manera en que fuese, desde antes del 1400 A.C., los Celtas ya eran un gran pueblo. Se sabe que parte de Europa Occidental, Irlanda, Escocia, Gales, Bretaña, Normandía, el sur de Inglaterra y el norte de España eran ya celtas. La palabra celta viene de “Keltos” de origen griego y que denominaba a un gran pueblo bárbaro. Los celtas perdieron mucho durante el Imperio Romano, aunque el su último bastión fue Irlanda, tierra de druidas, duendes, de las almas, gnomos y misterio. Es difícil saber como sonaba en verdad la música de los antiguos Celtas. Lo que conocemos hoy en día como su música, es en realidad música tradicional desarrollada recientemente en varias regiones y países de Europa que fueron habitadas por tribus celtas hace 2000 años. Esta herencia común ha creado lazos fuertes entre los pueblos atlánticos europeos. La gran renovación de esta música se produjo en la década del 70 gracias a varios artistas influyentes. Las composiciones celtas fueron trasmitidas a lo largo de las generaciones mostrando la vida y obra de las gentes del campo y la ciudad. Comenzaron a ser valoradas a la llegada del siglo XIX en el cual diversos eruditos no sólo del ámbito celta comenzaron a sistematizar y recopilar, para dejar en nuestros días un magnífico legado de música. Los escritores romanticistas del momento demostraron un nacionalismo exaltado y exagerado, que propició el interés y el estudio de la cultura celta, dormida según ellos hasta eses momento. Uno de los escritores que más esfuerzo dedicó a la recuperación fue William Buttler Yeats, nacido en 1865, cerca de Dublín, quién recuperó centenares de poemas, leyendas y tradiciones que sirvieron en lo posterior a diversos escritores y músicos célebres que habrían de venir. A finales de la década del 70 se produjo una recuperación importante de la música Celta, debido al creciente interés de los artistas de la época, que basaron sus composiciones en la música popular, especialmente la celta. Artistas de Rock, cantautores, sinfónicos, etc. mezclaron su música para encabezar el boom de la música Celta. The Chieftains y The Dubliners comenzaron a dar sus pasos. Los principales centros europeos de esta música son Irlanda, Escocia, Bretaña (Francia), Gales(Gran Bretaña), Galicia y Asturias(España). Fuera de Europa, la música de la diáspora irlandesa, escocesa y gallega, encontraron un lugar para la expansión musical celta en Estados Unidos, Australia y Argentina. En lo que al estilo musical Celta se refiere, hay muchos instrumentos con los que se puede tocar esta música, pero el más característico es la gaita. También se utiliza, pero menos, el violín. Tal vez sea en Irlanda donde se conserve el instrumento céltico de mayor pureza: la gaita conocida como Uiilean Pipe. “Ulilean” significa “codo”, lo que hace referencia al hecho de que es el brazo, el que ejerce una presión en el odre. Otro instrumento característico es el “arpa galesa”. En el siglo XVI evolucionó hasta tener tres hileras de cuerdas, lo que la hacía muy difícil de tocar. Los ejemplares más evolucionados contaban con 29 cuerdas en cada hilera exterior, en tanto que la interior contaba con 20. Es la “Telyn Deires”, literalmente “arpa de tres hileras”. Sus posibilidades musicales eran grandes, ya que sus cuerdas llegaron a abarcar una extensión de cuatro octavas y llega a medir hasta dos metros de longitud. En la segunda mitad del siglo XX ha experimentado un nuevo auge gracias a la recuperación de la música tradicional. La Zanfonía es un instrumento llamado Organistrum en la antigüedad y medía entre 1,2 y 2 metros por lo que requería a dos personas para su ejecución, una para el manejo del teclado y otra para mover el manubrio. Pronto fue creado un modelo de inferior longitud, portátil, con una caja rectangular, tocado sobre los muslos o de pie, atado con una correa a la cintura. Debido a su limitación sonora, fue utilizado por músicos mendigos y menospreciado en los escritos, hasta que su llegada a las cortes francesas de Luis XIV y XV propició un despertar, construyéndose lujosas zanfonías. Pero de nuevo pasó a un segundo plano hasta que actualmente se lo usa en los grupos folclóricos de Inglaterra, Irlanda, Escocia, Francia y España. En cuanto a la gaita, también llamada cornamusa, sus primeras referencias proceden del siglo VIII A.C. en el norte de la India. Consistía en un odre y dos tubos de lengüeta, cuyo uso estaba limitado a los encantadores de serpientes. En Roma evolucionó al adquirir más sonoridad y fue conocida como Tibia Atricularis, uno de los instrumentos preferidos por Nerón. La cornamusa como instrumento folclórico está presente en toda Europa. En cuanto a los instrumentos de percusión se utilizaban panderetas, los tambores redoblantes y las cunchas. La música Celta que hoy conocemos es una parte de la que siempre existió aunque quedan pocos grupos que canten en gaélico. Cada año en Lorient (Francia) se desarrolla el “Festival Intercéítico de Música Celta”. Desde primavera hasta el final del verano se dan en Irlanda conferencias sobre la historia y cultura celta. También se desarrollan festivales en Aosta (Italia), en la isla de Mann (Inglaterra) y en Escocia para rescatar la cultura celta.

About demasiadasnoches

Programa de radio que se emite en FM Inolvidable
This entry was posted in EUROPA. Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s