Rock Nacional IV

El 24 de marzo de 1976 amaneció frío y despejado, con una temperatura de 8 grados. En la víspera, unos pocos simpatizantes de Isabel Perón se habían juntado frente a la Casa Rosada para demostrar que no todos estaban con el golpe. Pero hacia el mediodía, mientras se sucedían los comunicados de la Junta Militar, muchos parecieron convalidar el cambio de autoridad, pensando que las Fuerzas Armadas habían tomado el poder por una falta de gobernabilidad. A partir de ese momento, ser joven era ser sospechoso, estar asociado a cosas raras. Para muestra basta un botón: en noviembre del 77 Massera dio un discurso en la Universidad del Salvador e instó a no seguir el “ejemplo de los jóvenes que se inician en el Rock y derivan en la guerrilla”. Escuchar Rock o asistir a los pocos recitales que se hacían, era un símbolo de resistencia. El Rock seguía adelante pero el clima de represión y terror comenzó a hacerse sentir. Muchos músicos eligieron exiliarse. Otros optaron por resistir. En la Argentina del 76 nadie podía sentirse seguro. El Rock no era la excepción a la regla. El Rock había ganado terreno en los medios de comunicación pero seguía habiendo escollos insalvables. Revistas como Expreso Imaginario, Estornudo, Algún día y Roll, en distintos momentos sirvieron para apuntalar la difusión del movimiento. A semanas del golpe Nito Mestre pasó tres días preso por no llevar documentos. La cosa estaba pesada en las calles, los transeúntes convivían con los tanques. Charly García y La Máquina de Hacer Pájaros se preparaban para tocar en el pub La bola loca pero tuvieron que esperar hasta mayo para estrenar en medio de un clima político y social cada vez más tenebroso. Nueve meses después del golpe León Greco ya no pensaba que la detención de la viuda de Perón había sido algo bueno. Cuando mataron al jefe de la Federal, Alberto Villar, la policía lo detuvo y quedó incomunicado. El motivo del arresto parecía increíble. Unos días antes había estado cantando John el Cowboy en la televisión. La canción hablaba de un personaje del lejano oeste que llegaba a un pueblo y mataba al sheriff, al juez y al cura. Al final de la canción caía el ejército y John era acribillado. Pero para Informaciones Policiales eso era un mensaje cifrado. Supuestamente desde Canal 7, León había dado la orden de matar a Villar, algo que después se aclaró. El 11 de noviembre de 1977 Charly hizo un recital de despedida que se llamó “Festival del amor”. En 1978 volvió a la carga Pappo’s Blues. Cuando la fiebre del fútbol mundial taponaba cualquier intento musical, un nuevo fenómeno daba sus primeros pasos: Serú Girán. Este grupo cambió las cosas, rescató la energía y la participación del público en los recitales. Sus letras eran encriptadas para disfrazar las críticas al régimen que se vivía en ese momento. Gracias a ello el Rock recuperó gran parte de su público y se transformó en un buen negocio, lo que dio origen a un período de “revival”. Muchos engrosaron la lista de reapariciones, como Manal, Moris y Pedro y Pablo. 1980 dio comienzo a una nueva década llena de cambios. Es el momento del recambio generacional. Federico Moura describió ese momento diciendo que el Rock tenía olor a museo. En febrero nació el primer festival de Rock de La Falda. Su creador fue Mario Luna, quién tenía un programa radial en el que difundía Rock. En un momento la Junta Militar lo presionó para que además pase Tango y Folclore como una manera de decirle que no estaba bien vista la programación de Rock Nacional. Luna respondió levantando su espacio radial. Ese mismo año Pappo presenta Riff en sociedad y se formaron bandas como Dulces 16 y Virus. La peor represión de la dictadura había pasado en 1981 y muchos músicos regresaron al país. Entre ellos Miguel Abuelo, quién volvió a formar Los Abuelos de la Nada. Virus tocaba New-Wave, lo que no era muy valorizado en esos tiempos. Lo sufrieron en carne propia cuando en el festival “Prima-rock” tocaron Wadu-Wadu y los bombardearon con proyectiles. En marzo “Serú Giran” se separó y porque Pedro Aznar se fue a estudiar a Berkley. Por esos días se conocieron Gustavo Cerati y Zeta Bosio en la Universidad del Salvador. Muchos grupos como Sumo, Suéter, los Twist y GIT empezaban a dar sus primeros pasos en la escena nacional. Otros músicos que volvieron al ruedo fueron Litto Nebbia, Miguel Cantilo, Piero y Moris. El espaldarazo final para terminar de consolidar al Rock Nacional, llegó de una manera inesperada. En abril del 82 con la locura militar de la Guerra de Malvinas, se prohibió emitir música anglosajona en las radios por lo que se recurría a las grabaciones de artistas locales.

León Gieco – Hombres de hierro

http://www.youtube.com/get_player

Pappo’s Blues – El tren de las 16

http://www.youtube.com/get_player

Serú Girán – Seminare

http://www.youtube.com/get_player

Virus – Wadu Wadu

http://www.youtube.com/get_player

Los Abuelos de la Nada – Sin Gamulán

http://www.youtube.com/get_player

About demasiadasnoches

Programa de radio que se emite en FM Inolvidable
This entry was posted in Argentina, ROCK. Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s