Tecno

La música Tecno refleja velocidad. Su ritmo repetitivo, austeridad melódica y modulaciones cambiantes tratan de sumergirnos a pleno en el ambiente tecnológico imperante en la era de las computadoras. Es curioso reconocer que fue Pitágoras quién advirtió los fundamentos de la música tecno o electrónica, pero es la verdad. Su estudio sobre la vibración de las cuerdas, por ejemplo, dominó la evolución de la música teórica hasta el siglo XVII. Pero fue siglos mas tarde cuando se crearon realmente los cimientos del sintetizador, y en definitiva, de la música Tecno. En París, en 1920, Maurice Martinot diseñó un teclado que contenía fuentes electrónicamente controladas. En definitiva, a las ondas Martinot de 1928 y al órgano Hammond de 1929 hay que considerarlos como a los precursores de los sintetizadores. Pero tuvieron que pasar 30 años para que se creara un instrumento que fuera tocado en tiempo real y, sobre todo, dominable. Un instrumento electrónico con el que se pudo ejercer un control sobre todos los parámetros del sonido, es decir, volumen, afinación, timbre y duración. Técnicos de la RCA en 1960 pudieron crear un instrumento así y lo llamaron Mark II, pero como se desarrolló tan solo en la Universidad de Princeton y Columbia, nunca se socializó y su uso fue exclusivamente para estudio. Donald Buchla y Robert Mogg fueron los primeros en crear un sintetizador modular en 1964. Simplificando, un sintetizador recrea todos los ingredientes del sonido, pero no acústicamente, sino electrónicamente. Todos los sonidos se mueven en ondas, lo que hacen los sintetizadores es crear esas ondas por medio de un oscilador. Cuando llegó la revolución de los transistores y estos sustituyeron a las válvulas fue cuando el sintetizador empezó a tener una vida intensa. Dicen que el primer éxito en el que se utilizó un sintetizador fue grabado por los Beach Boys: “Good vibrations” en 1966. También los Beatles en “Rain” y “Tomorrow never knows” utilizaron sintetizadores. Mas tarde los Byrds en su álbum “The notorious byrd brothers” procesaron sus voces con un sintetizador. Algo muy parecido hicieron los Doors en 1968 en su segundo álbum “Strange days”. Cuando Keith Emerson, de “Emerson. Lake & Palmer”, empezó a trabajar con Robert Moggs en sintetizadores de mayor entidad, la era de la música Tecno había dado sus primeros pasos. Tuvieron que pasar muchos años para que el público del Rock estableciese sus conclusiones y encabezara a la música electrónica para bautizarla como Tecno a finales de la década del 70. A finales de los 70 y durante la década del 80 se instauró con fuerza el Tecno Pop a la sombra del grupo alemán Kraftwerk. Trabajos fundamentales son los de Throbbing Gristle, Cabaret Voltaire o Chris Losey, pero en el enfoque posterior hacia propuestas masivas son fundamentales los aportes de Depeche Mode, Yazoo, The Human League, Ultravox, Soft Cell, Visage y muchos otros que se encargaron de difundir al máximo los preceptos del Synth-Pop, en un movimiento que se hizo conocido como los nuevos románticos. Los reaccionarios empezaron a protestar, los conservadores miraban con recelo, los medrosos incluso supusieron que era el final de muchos músicos. Pero el sintetizador, la máquina, está al alcance de cualquiera. Pero eso también ocurrió con las máquinas de escribir, y sin embargo ¿cuántos han podido vivir o viven de vender libros? A mediados de los años 70, cuando los microprocesadores podían tener un control más completo, los técnicos de sintetizadores decidieron que podían sustituir a los transistores, como estos, años atrás, habían sustituido a las válvulas. Entonces nació el sintetizador digital y así se desarrolló la idea de crear sonidos a través de computadoras. El sintetizador digital más famoso y el primero en cambiar la estructura de la música fue el CMl Fairlight, cuyo creador es el australiano Kira Ryrie, que dio inicio a la era del Sampling. Cualquier sonido, cualquier instrumento musical, cualquier ruido podía ser captado por el sintetizador, microprocesado por una computadora y tocado en el teclado. La primera vez que el término Tecno apareció vinculado a la música fue en 1988 en un artículo que Stuart Cosgrove publicó en la revista The Face de Detroit. En ese artículo se hacía mención a un nuevo fenómeno musical que comenzaba su andadura diferenciándose de las corrientes Pop imperantes hasta el momento. Anteriormente se habían publicado pocos discos en compañías menores. Cosgrove sentó las bases para el movimiento que agrupó a gran parte de la juventud amparándose en el descontento social, el desacuerdo con las dulzonas letras y música del Rhythm & Blues y las ansias de ver surgir cosas nuevas en el entonces ralentizado panorama musical de la época. La ceremonia de la confusión acababa de comenzar. Ahora se podían grabar discos con los sonidos de la batería de Phill Collins, la guitarra de Eddie Van Halen, los teclados de Keith Emerson o la trompeta de Miles Davis. Ante esta perspectiva, el sindicato de Músicos Americanos quiso tomar cartas en el asunto. Pero ¿quién podía demostrar la auténtica fuente del sonido? Desde principios de los 90 el Tecno se volvió muy exitoso en todo el mundo y generó una subcultura propia caracterizada por las fiestas Rave, que suelen durar dos o tres noches seguidas. La cara negativa fue la proliferación de drogas euforizantes como el éxtasis y el speed.


Dj Dero – Batucada 2000 rmx

http://www.youtube.com/get_player

David Guetta & Chris Willis – Love Is Gone

http://www.youtube.com/get_player

DJ Tiesto – Adagio For Strings

http://www.youtube.com/get_player

About demasiadasnoches

Programa de radio que se emite en FM Inolvidable
This entry was posted in POP. Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s